Blog Preuniversitario y Prueba de Transición | PDV

Todo lo que necesitas saber

  • Diciembre 16, 2020

Cómo lidiar con la presión previa a la prueba de Transición

  • Compartir:

Cómo lidiar con la presión previa a la prueba de Transición

Quedan tres semanas para que los alumnos, que se prepararon durante el encierro, rindan el nuevo examen denominado PTU. Sin duda que los nervios y la presión comienzan a apoderarse de los jóvenes, que a raíz de la pandemia, estuvieron obligados a prepararse de forma distinta a años anteriores. 

 

La psicóloga y directora de orientación en el Preuniversitario Pedro de Valdivia, Beatriz Rivera, entrega recomendaciones y tips para afrontar este momento de la mejor manera.

 

Para Rivera, es muy importante estar relajado, por lo que no hay que estudiar hasta el último día. En último caso, se pueden hojear algunos resúmenes o esquemas.

Por otro lado, como el reconocimiento de salas ya no es para todos, se recomienda buscar la ubicación de tu local de rendición y estimar muy bien cuánto tiempo tomaría llegar. 

 

El día antes, intenta dejar a mano todo lo que debes llevar a la prueba “un lápiz, goma de borrar, tu cédula de identidad, tu tarjeta de identificación, alcohol gel, un par de mascarillas. Es aconsejable además llevar un reloj pulsera, ya que no se podrá usar el celular para revisar la hora”, recalca Rivera.

 

Mantener una dieta equilibrada el mismo día de la prueba es fundamental, la experta recomienda comer algo ligero en el desayuno. “La alimentación antes de comenzar el día es muy importante, si no lo haces puede causar debilidad o dolor de cabeza. Llega al menos 15 minutos antes a tu local de rendición”.

 

En el momento de la prueba, si reaccionas con un nivel de ansiedad excesivo, puedes seguir los siguientes consejos de la psicóloga Beatriz Rivera:

“Haz una pausa para relajarte antes de seguir y realiza ejercicios de relajación como: tensar los hombros durante unos pocos segundos y a continuación déjalos caer. Puedes también realizar este mismo ejercicio para cuello y puños. Respira suave y pausadamente, intentando regular la velocidad y profundidad de tu respiración”, recomendó. 

 

Además agregó: “cuando te notes más calmado, lee lentamente el ejercicio en el que te detuviste. No te apures, lee con calma y, si sabes resolverlo, inténtalo; si no lo sabes, pasa al siguiente ejercicio. Al final puedes volver al ejercicio que dejaste pendiente”.

 

Seguir estos pasos, ayudarán a manejar el estrés y la presión previa a la PTU.


  • Compartir:

Comentarios cerrados.