Blog Preuniversitario y puntajes PSU | PDV

Todo lo que necesitas saber

  • Junio 19, 2019

Los beneficios de la lectura de libros de ficción

  • Compartir:

Los beneficios de la lectura de libros de ficción

Un intenso debate en torno a la literatura fue el que desató el mes de marzo el Ministro de Economía José Ramón Valente. En una columna publicada en La Tercera, el economista confesó haber adquirido tarde el gusto por los libros y detalló su particular visión sobre los textos de ficción.

“No leo novelas, porque siento que no tengo tiempo. Desarrollé tardíamente el gusto por la lectura. Me gusta aprender cosas nuevas. Me bajo libros para escucharlos cuando troto y voy en el auto. La vida es muy corta. Siento que si leo una novela es tiempo que le estoy quitando a aprender algo”, redactó el Secretario de Estado.

Las declaraciones de Valente generaron fuertes críticas en su contra, pero por sobre todo, pusieron sobre la mesa la interrogante; ¿Es realmente una pérdida de tiempo leer novelas y textos de ficción?

Activación de áreas cerebrales y conectividad neuronal

En los últimos años se han llevado a cabo numerosas investigaciones y estudios que buscan dilucidar los aspectos de la lectura literaria que sirven para entender qué ocurre en el cerebro humano cuando se lee ficción y en qué medida esto repercute en sus lectores, sin importar la edad.

En un artículo del escritor y profesor de la Universidad de Granada, Juan Mata, el español da cuenta de diversos estudios que arrojan luces sobre los beneficios de la literatura en la activación de las áreas cerebrales, sobre todo en los más pequeños. En primer lugar hace referencia a un estudio pionero realizado con niños de tres a cinco años elaborado por John S.Hutton y colaboradores (2015) en el que “a través de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMF), comprobaron que, al escuchar nuevas historias, los niños a los que se les leía en voz alta con frecuencia en sus hogares mostraban una más alta activación en las áreas cerebrales relacionadas con la formación de imágenes mentales y el procesamiento semántico que aquellos otros que carecían de esa experiencia. Esto da cuenta de la manera en que el cerebro infantil procesa historias y puede condicionar el aprendizaje posterior a la lectura”, puntualiza Mata.

Leer un libro es una verdadera “gimnasia cerebral”. Investigadores de la Universidad de Emory, en Atlanta, demostraron cómo la lectura de una novela produce un significativo incremento en la conectividad neuronal de la región de la corteza somatosensorial y motora, y que esa alta conectividad se mantiene durante los días siguientes a la lectura de dicha novela.

Otro beneficio de la literatura es que permite desarrollar la empatía e impulsa a ponerse en el lugar del otro. La lectura es una forma de acceder a otros puntos de vista, de ingresar a los pensamientos y problemas de otros. Según publica The New York Times, “hay un solapamiento sustancial en las redes sociales del cerebro que se usan para entender historias y las redes usadas para interactuar con otros individuos, en particular, las interacciones en las que intentamos entender los pensamientos y sentimientos de los demás (…) los individuos que leen ficción a menudo parecen ser mejores a la hora de entender a otra gente, empatizar con ellos y ver el mundo desde su perspectiva”.

“Transferir la experiencia de leer ficción en situaciones del mundo real es un salto natural”, explica en The Guardian el psicólogo David Comer Kidd, coautor de un estudio que reveló que leer literatura y ficción inculca la habilidad de entender los sentimientos de los otros, una habilidad crucial para desarrollar relaciones sociales más complejas. “Usamos los mismos procesos psicológicos para entender la ficción y las situaciones reales. La ficción no es sólo un simulador de experiencias sociales, sino que es una experiencia social”, dice Comer al medio británico.

En cuanto al debate en Chile sobre los beneficios de la lectura de ficción y los dichos del Ministro que sacaron a relucir el tema en un debate público, la escritora chilena,  Diamela Eltit, Premio Nacional de Literatura 2018, respondió a los dichos del ministro y fue enfática en explicar los beneficios del ejercicio de la literatura. “Es precisamente la literatura lo que permite un ingreso a la real dimensión que alcanza el lenguaje, contribuye al incremento de los imaginarios y fortalece la subjetividad”, puntualizó Eltit, sumándose a los estudios e investigaciones que recaban los diversos beneficios que leer ficción se han visto desde su creación hasta los días de hoy.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *