Blog Preuniversitario y puntajes PSU | PDV

Todo lo que necesitas saber

  • Noviembre 9, 2017

El apoyo de los padres en las semanas previas a la PSU

El apoyo de los padres en las semanas previas a la PSU

La PSU es un momento clave en la vida escolar de todo alumno. Es aquí donde buscan que el esfuerzo de años se traduzca en un buen resultado mirando el camino a la universidad. Junto al estudio, los padres suelen jugar un rol importante en todo este proceso.

Son ellos quienes a lo largo del colegio acompañan y entregan parte de las herramientas que los jóvenes necesitan. Intervienen en decisiones como el establecimiento donde cursarán la enseñanza media, un espacio en casa para estudiar o el preuniversitario.

A medida que la fecha para rendir la PSU llega, su acompañamiento se hace vital. Generalmente son la primera línea de contención al que un estudiante recurre si necesita o ocurre algo. Uno de estos escenarios son las semanas previas a la Prueba de Selección Universitaria.

El apoyo de los padres es clave

Una sola fórmula para todos los padres e hijos no existe. Cada caso es único y requiere mirar sus particularidades para enfrentar la PSU de la mejor manera. A pesar de ello, es posible aplicar algunas pautas para encarar de la mejor forma este momento importante.

Así como en el colegio era necesario mantener expectativas reales, ad portas de la prueba este elemento se repite. Es necesario manejar la ansiedad por lograr el mejor puntaje posible y revisar los objetivos que sí podremos cumplir. Junto a esta consideración, hay otras que en conjunto pueden colaborar.

Reforzar las rutinas de estudio

Durante el colegio las técnicas de estudio ocuparon parte importante de la planificación con miras a la PSU. Establecer rutinas de días y horas donde se revisan los contenidos vistos en clases son hábitos que deben mantenerse, incluso en la previa de la prueba.

En este ámbito, los padres son claves para reforzar que estos hábitos se mantengan. Cuestiones sencillas como respetar el tiempo y espacio de estudio de los hijos, sin programar otras actividades familiares en ese horario, es fundamental para acompañar este proceso.

Junto a la revisión de los contenidos y fomentar los hábitos y rutinas de estudio, otros elementos también deben someterse a este régimen. Semanas antes de la PSU aspectos como la alimentación, el descanso y sobre todo las horas de sueño resultan clave para cerrar una preparación integral.

Los padres pueden ser grandes facilitadores en ese sentido. Planificar que los almuerzos de esa semana sean los adecuados para el hijo o hija que rendirá la PSU, por ejemplo puede ser positivo. También cómo se organizan las actividades de la familia, entendiendo que el estudiante necesitará de una rutina más relajada con menos presión familiar para participar en eventos u otras actividades que no favorezcan a su tranquilidad y concentración.

Los jóvenes deben sentirse seguros

Rendir la PSU puede instalar cierto nivel de estrés en los estudiantes. La importancia del resultado o el acceso a financiamiento son elementos que deben monitorearse. En este contexto, seguridad implica permitir que los alumnos tomen sus propias decisiones.

Deben ser capaces de evaluar las posibles consecuencias de cada acto y asumir su resultado. En paralelo los padres deben mantener una actitud calma antes de la Prueba de Selección Universitaria. Resaltar lo bueno hecho previamente ayuda a reforzar la seguridad.

Una vez que se conocen los resultados en la PSU y estos no son los esperados, es importante no olvidar que la Educación Superior no es la única alternativa una vez que finaliza el colegio. Continuar con estudios técnicos o dejar el año siguiente para prepararse mejor pueden ser opciones viables. En esa decisión, el apoyo de los padres les da seguridad a los jóvenes de que las alternativas pueden ser una buena idea.

Prestar atención a lo que nuestro hijo dice

En parte, la decisión de estudiar una carrera determinada en la universidad está vinculada con la vocación de cada estudiante. Sus gustos o inquietudes personales suelen contrastar con un mercado laboral saturado en algunos rubros profesionales.

La orientación de los padres es vital en este aspecto. Es necesario que colaboren en la tarea de tener toda la información posible de cara a decidir qué estudiar. A pesar de ello, no deben tratar de imponer sus ideas sobre las aspiraciones de sus hijos.

Siempre resaltar lo bueno

El apoyo de los padres durante todo el colegio juega un rol importante. Acompañar, guiar e incluso corregir ciertos aspectos es parte de toda metodología de estudio. Aunque es importante detectar los errores, lo principal es potenciar las habilidades de los hijos.

Mantener una actitud optimista y resaltar lo bueno son herramientas disponibles que ayudan a controlar la ansiedad de los jóvenes. Una mirada positiva en la previa de rendir la PSU colabora para concentrarse únicamente en lo importante.

Todo Si quieres que tus hijos cuenten con un apoyo en la decisión sobre sus estudios superiores, el Buscador de Carreras del Pedro de Valdivia puede ser muy útil. Además, pueden contactarnos para ayudarles con orientación vocacional y resolver dudas sobre la PSU.

Comentarios cerrados.